Juan Cortés


Iván Ordóñez: ¿Desde cuándo empieza su interés por el arte?

Juan Cortés: Desde que estaba en el colegio, me obligaban a ir a misa y el único escape al aburrimiento era quedarme viendo las pinturas. Además desde esa época siempre fui un gran fanático de las películas de terror, y siempre hacía paralelos entre las imágenes de la iglesia y las de las películas… entonces me interesó la pintura… y como en el colegio siempre sentí que no servía para nada, empecé a refugiarme más en ver películas y decidí que cuando grande quería dedicarme a eso.

I.O: ¿Qué problemas estéticos, ideológicos o conceptuales ha desarrollado en su trabajo?

J.C: Me han interesado mucho las fuerzas imperceptibles como materia de trabajo, el electromagnetismo, por ejemplo. Creo que la proliferación de dispositivos electrónicos y la forma en la que se están desarrollando las telecomunicaciones hacen que esas ondas invisibles sean particularmente interesantes en este momento. El paisaje a partir de estas ondas que también ha sido un tema que he tratado en las últimas exposiciones.

Pero para ser sincero creo que ese interés parte de que para mí siempre ha sido bien complicado entender esos fenómenos, así que creo que en cierta forma las obras y las visualizaciones me han permitido acercarme a esas fuerzas de una forma en la que puedo entenderlas mejor. Creo que ese proceso ha sido muy importante para las piezas, aunque también me ha cogido la corriente un par de veces por andar jugando con la electricidad.

Otro tema que me ha interesado ha sido la permanencia de las imágenes fotográficas en la era digital, por ejemplo, cómo la fotografía ha cambiado y cuáles han sido las implicaciones en la forma en la que se capturan los momentos actualmente.

I.O: ¿Qué técnicas, medios o lenguajes ha trabajado?

J.C: Dibujo y medios electrónicos en general (programación, video, circuitos), aunque también he explorado otros medios y eso ha sido un proceso interesante porque he tenido que deshacer los límites que me había construido mientras estudiaba la carrera: yo estudié arte en Los Andes y a mitad de carrera tenía que escoger un énfasis. Como escogí Medios todas las materias giraban en torno a los nuevos medios. Cuando salí me di cuenta de que los límites solo existen dentro de lo académico y volví a interesarme mucho en medios plásticos, porque sentía que eran necesarios para los proyectos. A fin de cuentas el medio es solo el medio que el proyecto necesite.

I.O: Hablemos sobre sus proyectos.

J.C: Paisajes Magnéticos y Transmisión, que han sido las dos últimas exposiciones, han estado compuestas por una serie de variaciones en distintos medios sobre la traducción de fuerzas y datos, usando el sonido como fuente principal.

Error de captura fue mi proyecto de grado. Era un código programado en Java que tomaba fotos cada minuto en un salón y las desintegraba frente a los espectadores; era sobre ese proceso constante de grabación y olvido que implica la fotografía contemporánea. Ese proyecto fue importante para mí, porque empecé a trabajar con mi mejor amigo, Santiago Cortés, que es ingeniero electrónico y de ahí en adelante trabajé todos los proyectos junto a él, y la relación enriqueció mucho los trabajos, a veces por el conocimiento de Santiago, pero muchas veces porque discutíamos mucho las obras, y también porque teníamos miradas distintas, lo cual ayudaba mucho al resultado final de las piezas.

60 Hz ha sido un proceso en el que he trabajado hace ya 3 años junto a Ricardo Arias y es un concierto hecho con base en traducción en vivo de ondas electromagnéticas, lo hacemos con una prótesis que construimos, ésta se pone en la mano y permite escuchar todos los ruidos de las máquinas. Ese concierto ha ido cambiando con el tiempo y cada vez encontramos nuevos circuitos, nuevos sonidos y posibilidades.

I.O: ¿Qué artistas han influenciado su trabajo?

J.C: Christina Kubisch, Joyce Hinterding, La Monte Young, Oscar Muñoz, Ryoychi Kurokawa, Ryoji Ikeda… la lista es muy larga. Ricardo Arias ha sido una influencia importante porque me ayudó a encontrar muchas posibilidades en el sonido y a acercarme a éste de otra forma. En los últimos meses he trabajado para José Alejandro Restrepo de quien también he aprendido mucho y se ha convertido en una gran influencia. También María Margarita Jiménez y Giovanni Vargas para quienes he compuesto música, y me han enseñado y mostrado muchas cosas. Creo que al hacer colaboraciones es muy difícil no aprender y dejarse influenciar por las personas con quienes se trabaja y eso puede llegar a ser muy positivo e interesante para los proyectos personales.

I.O: ¿Cuántas exposiciones ha tenido?

J.C: Tres individuales y diez colectivas.

I.O: ¿Qué artistas colombianos le interesan?

J.C: Hay muchos, pero por los temas que han trabajado Alejandro Tamayo, Adriana Salazar, Ícaro Zorbar, Mauricio Bejarano, Lorenzo Jaramillo, Leyla Cárdenas, José Alejandro Restrepo, Rodrigo Restrepo, David Vélez, Ricardo Arias, Catalina Mejía, Andes García La Rota , Rafael Díaz, Ricardo Arias, María José Arjona.

I.O: ¿Qué opina del arte colombiano?

J.C: Creo que la lista que puse arriba lo dice. Creo que hay una diversidad increíble en los artistas y muchos proyectos muy interesantes. También creo que es un buen momento por los espacios independientes, instituciones y galerías que permiten que haya visibilidad de los procesos y que apoyan los proyectos de nuevos medios, eso es muy importante para que se hagan más visibles.

I.O: ¿Cree que hay algo que defina una cierta colombianidad en el arte que se produce por colombianos o en Colombia?

J.C: Yo creo que siempre hay una influencia en el lugar y en el contexto en el que se está, creo que en ese sentido puede llegar a haber algo de colombianidad; sin embargo, también creo que la diversidad de temas tratados por los artistas colombianos hace que sea difícil hablar de algo que defina como tal el arte en Colombia.

I.O: ¿Qué opina de la curaduría?

J.C: Que la curaduría puede aportarle mucho a las obras, no es un trabajo fácil porque requiere conocer mucho las obras para poder encontrar el lugar y el sentido adecuado en una exposición.

I.O: ¿Qué opina del mercado del arte?

J.C: La verdad he estado distante al mercado, pero creo que es necesario y que es un tema muy interesante, también creo que es lógico que el arte esté de la mano del mercado, pero aún así pienso que lo más importante es que la producción nunca obedezca a los intereses del mercado y uno se mantenga fiel a lo que cree y quiere hacer.

Anuncios

Acerca de [i]Privado - entrevistas

[i]Privado 2012. Ivan Ordoñez. Todos los derechos reservados.
A %d blogueros les gusta esto: