Carlos Alarcón


Iván Ordóñez: ¿Desde cuándo empieza su interés por el arte?

Carlos Alarcón: Desde pequeño estuve con mi hermano en clases de pintura y el interés por la diferentes expresiones artísticas se fue afianzando al pasar de los años, y desde aquella época fueron muy rigurosas las visitas a los museos y a diferentes espectáculos culturales. Todas estas experiencias despertaron un gran interés por la estética, desembocando en una pasión por el dibujo, lo que me llevó a seguir la carrera de Artes Visuales.

I.O: ¿Qué problemas estéticos, ideológicos o conceptuales ha desarrollado en su trabajo?

C.A: A partir de vivencias y observaciones del momento social que estoy viviendo, los problemas estéticos, sociales y conceptuales los reúno y los expongo a través de iconos, colores, sensaciones y diferentes materiales que uso para expresar bidimensionalmente problemáticas típicas de la humanidad.

I.O: ¿Qué técnicas, medios o lenguajes ha trabajado?

C.A: Comencé por la ilustración pasando por los medios audiovisuales y en los últimos años concentrándome en la fotografía, la gráfica, el dibujo y la pintura.

I.O: ¿Qué temáticas ha desarrollado en su trabajo?

C.A: Desde mis primeros trabajos he abordado el tema de la violencia a través del icono del soldado de plomo y en mi última serie he estudiado la angustia a través del retrato intentando plasmar expresiones de los personajes que las sufren.

I.O: ¿De qué manera se ha acercado al performance?

C.A: Tuve un acercamiento bastante exitoso con un proyecto que se llamó la Oficina de Recolección de Angustias en el marco del salón regional del 2012 donde en un escenario que simula una oficina los asistentes podían depositar sus angustias a través de diferentes herramientas de expresión, las cuales fueron colgadas en la red y posteriormente harán parte de una publicación impresa. Espero replicar esta obra en otros niveles y en diferentes espacios.

I.O: Hablemos sobre sus proyectos.

C.A: Como proyecto principal por ahora, sigue mi investigación de la angustia a través del retrato y a futuro tengo varios proyectos de libros-arte, la replica de la oficina de recolección de angustias y la creación de una obra teatral sobre este mismo tema.

I.O: ¿Qué artistas han influenciado su trabajo?

C.A: Francis Bacon, Otto Dix, George Grosz, Pieter Brueghel, Francisco Goya, Rembrandt, Egon Schiele, Peter Greenaway, Takeshi Kitano y Carles Santos entre otros.

I.O: ¿Cuántas exposiciones ha tenido?

C.A: Ocho individuales y más de 50 colectivas.

I.O: ¿Qué artistas colombianos le interesan?

C.A: Bernando Salcedo, Doris Salcedo, Juan Camilo Uribe, Rubén Afanador y Luis Fernando Peláez; y entre las nuevas propuestas me interesa la obra de Angélica Zorrilla, Alejando Sánchez, Carlos Castro, Saul Sánchez, Nadir Figueroa, Cesar del Valle y Edwin Monsalve.

I.O: ¿Qué opina del arte colombiano?

C.A: Pienso que es el momento de mayor crecimiento, se han abierto escenarios tanto por parte de las instituciones públicas como privadas para incentivar la participación artística, que han logrado descentralizar el monopolio capitalino. Igualmente creo que esta expansión ha motivado el creciente desarrollo de expresiones artísticas que antes estaban relegadas a lo estrictamente académico.

I.O: ¿Cree que hay algo que defina una cierta colombianidad en el arte que se produce por colombianos o en Colombia?

C.A: Dejando a parte la obra del maestro Antonio Caro, considero que no existe una colombianidad en los temas artísticos. Pienso que, en general, los temas son de ámbito global.

I.O: ¿Qué opina de la curaduría?

C.A: Es un complemento indispensable en el mundo del arte, siempre y cuando se ejerza con la objetividad responsable que esta labor requiere. Las practicas curatoriales en algunos casos toman su papel en serio, investigan, conceptualizan, escriben y producen con una buena sincronización entre la obra, el artista y el espacio de exposición.

I.O: ¿Qué opina del mercado del arte?

C.A: Afortunadamente hoy existe un mercado del arte en pleno crecimiento, pues es lo que impulsa a los artistas a seguir trabajando con plena dedicación a este oficio. Sin embargo, en ejercicio del estatus de poder que ostentan los dueños de este mercado, se han cometido algunos actos reprochables que buscan posicionar ambientes, espacios y nombres, relegando en muchas ocasiones a quienes realmente han trabajado y tienen el talento para sobresalir.

I.O: ¿Qué opinión tiene de las ferias de arte?

C.A: Son espacios Necesarios para abrir un mercado y un conocimiento del universo del arte que está muy restringido al pequeño mundo de las galerías y museos. Mientras que en una feria como ARTBO pasa de los 15000 visitantes en cuatro días, una exposición normal en una galería, el día de la inauguración si tiene mucha gente llevará 200 personas y en el mes de exposición otros 200… Por eso creo que las ferias son importantes por que están abiertas a toda clase de públicos, ricos, pobres, estudiantes, aficionados y profesionales, y cualquiera puede conocer y ver muchas expresiones artísticas reunidas en un solo lugar.

Anuncios

Acerca de [i]Privado - entrevistas

[i]Privado 2012. Ivan Ordoñez. Todos los derechos reservados.
A %d blogueros les gusta esto: