Rafael Díaz


Iván Ordóñez: ¿Desde cuándo empieza su interés por el arte?

 

Rafael Díaz: Muy temprano, y de a pocos, me di cuenta de lo poderosas que pueden llegar a ser las imágenes, pues estudie en un colegio católico entonces siempre me vi rodeado de imágenes que me siguen pareciendo muy fuertes y que todavía me intrigan. La misa era toda una experiencia, con cierto tipo de luz, las imágenes, el olor, la música, todo se mezclaba en una sola cosa, una experiencia estética y una experiencia de comunicación bien fuerte. Después me empezó a interesar la música y con eso vinieron otro tipo de imágenes y de experiencias que, aunque muy diferentes, siguen teniendo el mismo poder; todo esto lo repito de forma muy inconsciente y no lo había pensado hasta ahora, pero creo que siempre todo ha girado entorno a eso. Después empecé a estudiar diseño industrial, pero la cosa no me convenció mucho, entonces empecé a estudiar arte, para un tiempo después volver a estudiar diseño, pero esta vez diseño de comunicación, y como que siempre he estado ahí rebotando entre una cosa y la otra.

 

I.O: ¿Qué problemas estéticos, ideológicos o conceptuales ha desarrollado en su trabajo?

 

R.D: Como humanos todos tenemos un problema en común del que se desprenden los demás y es la vida, entonces si se piensa bien pues ese es eje de cualquier cosa que hagamos. La mayoría de las veces no se exactamente qué es lo que estoy haciendo, pero las cosas van saliendo y uno mismo va conectando cosas y a veces todo parece tener algún sentido; viendo las cosas con cierta distancia creo que lo que hago siempre ha estado dándole vueltas a ese problema de estar vivo en esta época y en esta ciudad, el hecho de no saber qué hacer con el tiempo, con el trabajo, con el dinero (o la falta de), el hecho de vivir con miedo, de sentirse solo, de tratar de comunicar estas cosas o de esconderlas. Trato siempre de trabajar todo con algo de humor, como tratando de divertirme mientras hago cosas.

 

I.O: ¿Qué técnicas, medios o lenguajes ha trabajado?

 

R.D: Aunque paso mucho tiempo dibujando he probado muchas cosas, porque cada proyecto me ha dado la posibilidad de explorar diferentes formas de desarrollarlo; hay proyectos que he empezado a hacer desde el dibujo y se van moviendo hacia otras cosas. He desarrollado proyectos en video, pintura, instalaciones. Actualmente estoy haciendo cosas con sonido.

 

I.O: ¿Qué temáticas ha desarrollado en su trabajo?

 

R.D: El tema del tiempo, la muerte, el desespero, la repetición, la religión, el aburrimiento, la internet, el miedo, la música, la ciudad etc. Todo esto, aunque a veces son temas que me resultan difíciles y hasta dolorosos, trato de llevarlos con humor y cierta distancia.

 

I.O: ¿Qué artistas han influenciado su trabajo?

 

R.D: Aquí tendría que hablar primero de artistas que producen principalmente música, por ejemplo Blixa Bargeld (Einstürzende Neubauten), Rozz Williams (Christian Death) me gustan mucho. Coil, Cabaret Voltaire, Throbbing Gristle, Chris & Cosey, Public Image Limited, Iggy Pop, muchas bandas de punk que de cierta forma siento su trabajo más cercano que el de muchos artistas plásticos (por denominarlos de alguna forma). Sin embargo hay muchos que también me gustan y su trabajo de una forma u otra me ha alimentado, como el Bosco, On Kawara, Mark Rothko, Mike kelley, Pollock, Joseph Kosuth, Tracey Emin, Damien Hirst, David Shirgley, Martin Creed, Teresa Margolles, Jake y Dinos Chapman, entre otros.

 

I.O: Hablemos sobre sus proyectos.

 

R.D: Todo el tiempo, es un proyecto que se ha ido formando a partir de varias series de dibujos, es en últimas una colección de muchos dibujos en diferentes técnicas y diferentes formatos, hay algo que es común a casi todos y es la idea del tiempo, el tiempo que se aprovecha o se desperdicia dibujando, también los atraviesa a todos la idea de la repetición pues muchas veces es un solo gesto que se repite una, dos y miles de veces, la serie se va haciendo cada vez más grande. Los primeros son del 2010 y sigo trabajando en ellos todo el tiempo.

 

Pos(t)-Mo(d)(rt)e(rn)(m) fue un proyecto que se hizo con la curaduría de [i]Privado. Se trata básicamente de una instalación en donde un video en el que muchas imágenes que he ido seleccionando de diferentes blogs, van atravesando la pantalla de abajo hacia arriba. La mayoría de las imágenes tienen una cosa oscura que no se bien cómo definir, pero que al verlas uno sabe qué es. Este video salió de pasar horas y horas en internet, en tumblr, e ir seleccionando imágenes que me parecían interesantes, fui haciendo el video que todavía sigue creciendo.

 

En puntos de encuentro lo que hice fue dejar unos pequeños cuadernos amarrados a los cuerpos de los semáforos para que los peatones completaran unas frases como “voy a…”, “estoy…”, y otras de ese tipo. Después, con las frases que resultaron, mandé a hacer unos afiches y estos se pegaron cerca a donde fueron escritos. Es un proyecto que me gusta porque es sencillo pero generaba unas relaciones interesantes entre los peatones y el espacio que habitaban, además me ha ayudado a mapear un poco la ciudad y de ahí han salido otras cosas.

 

I.O: ¿Cuántas exposiciones ha tenido?

 

R.D: Hay algo que me interesa mucho y es cómo se pueden desarrollar proyectos y obras pensando también en que su exposición no dependa únicamente de una exposición -perdón la redundancia-, sino que sean proyectos que le permitan a diferentes públicos acercarse y a mí producir de otras maneras, entonces esos proyectos que realizo en la calle muchas veces me parecen más importantes que los que muestro en una galería o en algún espacio “artístico”, y es que me permiten estar más cerca del público y de mi propio trabajo. Otra cosa que me interesa mucho es como la internet sirve para ver y mostrar cosas, la mayoría de las cosas las veo por internet y muchas cosas que hago las hago pensando en internet, no tendría sentido ponerlos en un espacio de exposición tradicional, sin embargo eso también me interesa y si me invitan a exponer en algún lado, participo. He estado en unas 30 exposiciones.

 

I.O: ¿Qué artistas colombianos le interesan?

 

R.D: Hay muchas cosas que he visto que me parecen bien interesantes. El trabajo de Carlos Bonil me gusta mucho. Humberto Junca, Bernardo Ortiz, Icaro Zorbar, Edwin Sánchez, Ximena Díaz, María Isabel Rueda, me gustan mucho. También los dibujos de José Antonio Suarez. Y muchas otras cosas que ahora se me escapan, creo que hay muchos procesos muy valiosos actualmente.

 

I.O: ¿Qué opina del arte colombiano?

 

R.D: Hay cosas muy interesantes pasando en el medio, es chevere ir a ver lo que pasa en algunos “espacios independientes”, como también ir a visitar galerías más comerciales, así como ir a ver lo que se muestra en otras instituciones, hasta en la calle pasan cosas cheveres.

 

I.O: ¿Cree que hay algo que defina una cierta colombianidad en el arte que se produce por colombianos o en Colombia?

 

R.D: En el 2010 escogieron el sombrero vueltiao como el icono de la colombianidad, como el objeto más representativo de nuestra “cultura” y creo que muchas personas nunca hemos usado alguno en la vida, y supuestamente es el representante de la colombianidad. Creo que pasa lo mismo con el arte: hay ciertos temas y formas de hacer cosas que pueden parecer muy colombianos, pero que no generan en uno ninguna identificación más allá de que uno sabe que es un referente o un icono, pero no es necesariamente apropiado. Entonces creo que sí hay ese tipo de “colombianidad”, pero no se que tan cierta sea. Creo que hay procesos muy interesantes y muchos van en direcciones muy distintas, eso tal vez sea lo más valioso y lo más colombiano.

 

I.O: ¿Qué opina de la curaduría?

 

R.D: Humberto Junca dio una definición en una entrevista: “la curaduría consistía en señalar las igualdades en un conjunto que parece totalmente disímil y heterogéneo… o lo opuesto: señalar las diferencias en un conjunto de cosas que parecen iguales”. Esa definición me parece muy acertada y requiere que el curador y los artistas esten dispuestos a ver las obras y a hablar de ellas, no es simplemente meter ingredientes en una licuadora y ya.

 

I.O: ¿Qué opina del mercado del arte?

 

R.D: Mi relación con el mercado ha sido más bien distante, pues nunca he producido cosas pensando en un mercado sino simplemente hago cosas que a veces funcionan y a veces no, sin embargo veo que es algo que está creciendo, hay como un interés más grande en ver qué se está produciendo y la gente compra con una posición más crítica, lo cual esta bien. Sin embargo hay un riesgo muy grande y es que los artistas empiecen a depender del mercado para producir cosas, cuando uno no vive de lo que vende, pues le toca trabajar más haciendo otras cosas, pero pues tiene más libertad de hacer lo que quiera, puede uno tomar más riesgos.

 

I.O: ¿Qué opinión tiene de las ferias de arte?

 

R.D: Me gustan porque se parecen mucho a estar en tumblr, uno ve muchas cosas en un solo lugar, imágenes, personas, cosas horribles, cosas bonitas, etc, pero al final termina uno como mareado de tanta cosa y queda uno con una sensación rara. Me gusta que por ejemplo en Bogotá han pasado cosas en paralelo a las ferias, lo malo es que se quedan ahí solo en octubre, la ciudad podría ser más activa todo el resto del año.

 

Anuncios

Acerca de [i]Privado - entrevistas

[i]Privado 2012. Ivan Ordoñez. Todos los derechos reservados.
A %d blogueros les gusta esto: